El violín de Piedra | Lo que queda del dia

El violín de Piedra

¡Hola, amiguit@s!

En primer lugar, quiero pediros disculpas a todos por haberos abandonado durante estos días. Sé que algunos de vosotros os habéis preguntado si ya había dejado el blog para siempre, o si continuaba vivo, o si había emigrado definitivamente a Australia, o si por el hecho de haber comenzado a trabajar y ser hombre, mi condición masculina no me habría permitido hacer dos cosas a la vez.

Pues no, queridos. Ni he dejado el blog ni quiero hacerlo. Aunque a veces esté muerto, continúo vivo. Australia me pilla un poquito lejos para emigrar. Y mi condición masculina me permite hacer más de dos cosas a la vez. Bueno, de hecho ahora estoy escribiendo, fumando, rascándome el trijuelo con la mano que me sobra y, además, estoy canturreando. ¡Soy un todoterreno! ¿O no?

Simplemente, he trasladado a hoy la publicación periódica de mi blog porque quería daros una noticia sin que se perdiera en el tiempo. Esto es, sin que se quedara obsoleta.

Y ahí va…

Después de muchos meses de espera, por fin el pasado jueves 26 de mayo se ha estrenado en Madrid “El violín de piedra”. Bonito día para estrenar, teniendo en cuenta que también fue el cumpleaños de mi hermano Arturo.

Sí, ha sido como el parto de la burra porque esta película terminamos de rodarla en febrero del año pasado, hace poco más de quince meses. Pero todo llega…

Ha sido mucho tiempo de recorrido hasta llegar hasta aquí. Meses con mayor y menor fortuna.

Diversos premios en el festival internacional de cine y arquitectura de Oviedo (¿cómo no voy a adorar a Asturias y a los asturianos?) y un premio en el festival de cine de Calanda, avalaban la calidad de esta película.

Diversos problemas de distribución hicieron que llegásemos a pensar que la película quedaría sepultada para siempre y que no vería jamás la luz.

 

Afortunadamente, no ha sido así…

 

Aún recuerdo cuando el 30 de enero del año pasado, en pleno invierno, llegué a Buitrago del Lozoya, un precioso pueblo de la Sierra Norte de Madrid donde se rodó íntegramente la película. El frío era polar. Las condiciones climatológicas no facilitaban en absoluto el rodaje de la peli, pero allí estábamos un grupo de gente apoyando y defendiendo con entusiasmo el proyecto. Para mí, fríos aparte, participar en esta película era cumplir uno de mis sueños de siempre: hacer cine. Y yo ya os he dicho en otra ocasión que algunos de nuestros sueños, hasta se cumplen.

 

Este rodaje me permitió descubrir el maravilloso mundo de las mallas, una prenda de vestir que odio pero que hizo un papel fundamental en mi persona, animándome a trabajar en condiciones tan adversas. Hice mío el refrán de “ande yo caliente y ríase la gente”. Eso sí, me di cuenta de que ejercieron un poder sobrenatural en mí que me obligaba a bailar en todo momento. Era, para que os hagáis una idea, como lo que experimenta la protagonista de la maravillosa película “Las zapatillas rojas” pero con mallas. O sea, mi película seria “Las mallas negras”. Supongo que relacioné las mallas con Nijinsky o con el gran Nureyev. Y yo no iba a ser menos…

 

Dejando aparte las duras condiciones del rodaje, “El violín…” me permitió conocer a un maravilloso e inmenso grupo de gente con el que no sólo compartí horas de rodaje, sino con el que posteriormente he compartido cervezas, risas, anécdotas, vivencias,…

 

Desde aquí quiero daros las gracias a todos por hacerme vivir “LA EXPERIENCIA”.

 

Eva, Eric, Tirma, Cristina, Maria, mi actual jefaza Bea (gracias por confiar en mí), Jesús (gracias por descubrirme el apasionante mundo de la radio), la maravillosa Tere, mi amigo Fernando, mi queridísima Luchy (sin ella no creo que esto hubiese sido posible), el maestro Carlos (Sr. Álvarez Nóvoa. No compartí rodaje con usted pero tuve la inmensa suerte de compartir buenos momentos en Oviedo, durante el festival de cine. Donde quiera que esté, sé que estará leyendo esto…) y tantas y tantas personas entre el equipo técnico y artístico que se convirtieron en inseparables durante esos gélidos días en los que tuve la fortuna de cumplir uno de mis sueños.

 

Y, por supuesto, el jefe de la panda: Emilio Ruiz Barrachina, director de la película. Muchas gracias por darme semejante oportunidad y por haberme dejado repetir contigo en tu último proyecto, en fase de montaje. ¡Quiero ser tu actor fetiche ya! Porque actrices, tienes muchas. Pero actores…

 

Si yo, con un papelito voy que chuto.

 

Y ahí estuvimos la mayoría de nosotros el jueves 26. Lamentablemente, muchos de ellos no pudieron asistir por encontrarse trabajando. ¡Qué buena señal! ¡Enhorabuena! Aunque yo os eché de menos.

 

Fue un acto sobrio, pero bonito. No fue muy oficial, pese a contar con el actual ministro de cultura, pero sí oficioso.

 

Cuando las luces de la sala se apagaron, vinieron a mi memoria las risotadas, la nieve, las comidas en grupo, la claqueta, el compañerismo, las tomas buenas (y las malas), el aire limpio de Buitrago y mis mallas negras, entre otras muchas cosas…

 

Ahí estaba yo. Listo para volver a ver mi cara por enésima vez. Y muy bien rodeado, por cierto. Allí estaba mi amiga Merche Rincón, mi invitada de honor, cogidita de mi mano durante casi toda la proyección. Disfrutando de mi sueño. ¡Gracias, Merchina!

Allí estaban muchos de mis compañeros del coro, apoyándome en tan insólita experiencia. Gracias a Luis, Victor, Pablo, Rafa, Darío. Gracias a Ignacio, Carlos y Borja y a vuestros respectivos acompañantes.

Y gracias a los que -aun habiendo sido invitados- no pudisteis acudir, porque sé que me disteis   todo vuestro apoyo.

 

Fue una noche emocionante.

 

No sé qué pasará a partir de ahora pero tampoco quiero planteármelo. Yo ya cumplí. Mejor o peor, pero cumplí. Y deseo que este violín tenga toda la suerte que se merece.

 

Si hace más de cuatro meses compartí con vosotros una de mis experiencias, que se tituló “AL FINAL, SIN FANAL” (¿recordáis el habitáculo de mi Barbie Streisand?), no podía dejar de compartir esta: “…Y YA -¡POR FIN!- TENEMOS VIOLÍN”.

 

 

¡Gracias a todos y hasta pronto!

¡Ah! Y disculpadme de nuevo.

14 Comentarios

  1. Cristina Alises

    No hay nada que disculpar. Me alegro muchísimo por ti, ya sabes. Besos!

  2. Ana

    Enhorabuena por el estreno, y por cumplir tu sueño. Sabes de corazón que lamento no poder haber asistido, pero este mundo laboral….

    Besos

  3. José Ferraz

    Pues muy bonito :):) :):):)

  4. Maria Antonia

    Que maravilla ir haciendo realidad tus sueños, disfrutalo mucho Jesus eso no tiene precio, muchos besos y a ser muy feliz !!!

  5. Dompy

    Qué pena que no pude ir, me hubiera encantado pero ya sabes que estaba una hora antes y no llegaba a tiempo, jeje. Y por otro lado, me iba a dar mucha envidia cochina (de la buena). Hacer una peli también es mi sueño, pero bueno, ya llegará…Muaaka

    • El De Asumendi ese
      El De Asumendi ese

      Ya sabes que yo te eché muchísimo de menos. Pero habrá más. Sin ir más lejos, el estreno de mi segunda peli. 😉
      ¿Te imaginas terminar haciendo una peli juntos? ¡Adiós rodaje!
      Besazos.

  6. Javier

    No hacia tanto frío, incluso quería llevaros a otra zona a filmar y se asustaron por la nieve, pero hubiera sido simplemente espectacular, aunque allí si hacia frío, y espectacular fue el reparto, la gente, la zona, director, cámara, iluminado, equipo, idea, argumento, financiacion, Angel, las chicas, la comida, la velocidad de trabajo, lo que se olvida, en fin todo fue excepcional, un saludo

  7. Carlos Santana

    Muchísimas gracias a ti, Jesús, por la fantástica noche! Una experiencia inolvidable, la verdad Y gracias por tus posts, que que no dejan de emocionar. Enhorabuena por cumplir tus sueños, y gracias por compartirlo! Abrazos y besos

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar