Come together o Eurovisión 2016 | Lo que queda del dia

Come Together o Eurovisión 2016

¡Hola, amiguitos!

El martes pasado, cuando me encontraba yo en muy buena compañía (la de mi hermana) viendo cómodamente desde el salón de mi casa la primera semi final de mi festival musical favorito, recibí -vía Whatsapp- un mensajito con foto que me enviaba mi nueva compañera de trabajo y ya amiguita Clau. Y decía literalmente:

“AVISO A HETEROSEXUALES:

Si durante esta semana notáis que estamos como ausentes y no os hacemos ni caso, es porque se celebra EUROVISIÓN 2016.

Eurovisión es un festival de música, que viene a ser como la Champions League pero para gays. En el nuestro hay mucha gasa, mucha “divorra” y mucho marica. Vamos, como en vuestra Champions League.

Cuando termine, volveremos a nuestros trabajos como peluqueros, estilistas, decoradores, DJ’s, diseñadores gráficos, párrocos, redactores de Divinity y de Intereconomía.

Gracias por vuestra paciencia”.

 

Sin comentarios. ¿Pa qué? Si no soy ni peluquero, ni estilista, ni decorador, ni DJ, ni diseñador gráfico, ni párroco, ni redactor de Divinity, ni de Intereconomía. Aunque reconozco que es ingenioso…

Bueno, pues el pasado sábado, para demostrar que soy muy bien mandado, hice caso al eslogan eurovisivo de este año: “Come together/Juntémonos” y me arrejunté (obviando el chistecito de más arriba) con tres heterosexuales: mi hermana, mi amiga Luchy y su hija. Esto es, mi ahijada Ana. Eso sí, para no echarle de menos, estuve enviándome mensajes con mi amigo Arturo, quien estaba en su casa también muy bien acompañado y que es la persona con quien siempre he asistido en directo a este gran festival.

Yo, a priori, había decidido cambiar el nombre del acontecimiento. Para mí ya no era “Eurovision Song Contest” sino “Eurovision Stage Contest”, debido a la inmensa cantidad de curradas escenografías con las que los diferentes representantes de los países que compiten nos obsequian.

Pero, en vista del resultado de este año, voy a dejarlo como está.

Porque si un tema de calidad como el ucraniano, se alzó con la victoria frente a la favorita del público, la representante rusa, eso es que algo estamos haciendo bien, ¿no?

Bien es cierto que el público prefirió el tema ruso, pero el jurado especializado (adjetivo cuestionable este: especializado) optó por la calidad y la originalidad en vez de por la aparente mediocridad y el derroche visual.

Creo que los rusos andan quejándose en sus televisiones del tercer puesto obtenido. Y tienen los santos cojones de preguntarse por qué no han sido votados por los ucranianos. Eso sí, consideran de lo más normal no votar a Ucrania, tal y como están sus relaciones vecinales.

¿Perdonad? ¡Pero si sois los descendientes directos de Atila! Por donde pisáis no crece la hierba.

Además, si sabéis que este festival es eminentemente gay, primero: ¿por qué os presentáis? Segundo: ¿para qué queréis ganarlo? ¿Para tener que organizarlo el año siguiente y que se os llene el país de “degenerados y gente indeseable”?

Tercero: ¿queréis seguir demostrando al resto del mundo cuan inmenso es vuestro poder que hasta ganáis con asiduidad festivales músicomosexuales? Pues os ha salido el tiro por la culata. Rozasteis la victoria el año pasado y la habéis rozado este, pero no habéis ganado.

Queridos rusos: menos poder, menos soberbia y más dosis de humildad y, definitivamente, de humanidad. Y quizá comiencen a votaros por simpatía. O, mejor dicho, porque os lo merezcáis. Y punto.

Yo lo de la simpatía, como que no alcanzo a creérmelo del todo. Al menos, este año (quizá por el voto del jurado profesional) he visto más ecuanimidad que en otros años. No todos los nórdicos han votado a Suecia. Los griegos no han dado su puntuación más alta a los chipriotas. Y a nosotros nos han votado los moldavos y los albaneses. ¿Tan simpáticos les resultamos? ¿Será que somos vecinos y no me he enterado en todos estos años? ¡Hasta los noruegos, que no nos votan ni de coña, este año nos han concedido 7 flamantes puntos!

¿Que nos han servido de poco? Si, de muy poco. Parece que no levantamos cabeza en este festival. Nos merecíamos un poco más, eso sí. Pero no mucho, ¿eh? Sobre todo, visto y oído el nivel de este año.

Basta ya de decir que nos tiene manía. Basta de buscar inexistentes excusas para justificar el por qué de terminar siempre en los primeros puestos por la cola. Porque cuando presentamos productos de calidad (véase Pastora Soler) nos luce el pelo, aunque no nos alcemos con la victoria. Basta ya de decir que la ausencia de vecinos nos supone una desventaja. Los tenemos, y si no nos votan por algo será. ¿O acaso pensamos que cuando los andorranos nos votaban era porque nuestro tema les fascinaba? ¿Y eso no era vecinismo?

Anda que no tienen vecinos los alemanes y llevan dos añitos de cojones…

En fin, Barei, que lo hiciste muy requetebién y que te merecías un poco más. Pero como tú has dicho: “En este festival nunca pierdes. Si acaso, ganas”. Que sepas, por si te importa, que a mí me gustaste mucho.

Por cierto, ¿podría alguien decirles a los comentaristas pertinentes que dejen de alimentar falsas esperanzas y que se limiten a retransmitir en vez de alabar a nuestros representantes con sus respectivos temas, por muy malos que sean? No creo que estén allí para mentir ni confundir, sino para informar. Y, la mayor parte de las veces, hasta eso lo hacen mal…

 

En otro orden de cosas, creo que este ha sido el festival de los modelos imposibles. Ellas se han decantado por la exhibición de la muslada y los diseños asimétricos y poco favorecedores y ellos por la pobreza demodé del vaquero rajado por las rodillas y las chupas de cuero. Algunos, hasta por la mallita ajustada. Claro, como es tendencia…

No sé quién se llevará este año el Barbara Dex al peor vestido, pero yo este año hacia unos ex-aequo estupendos, repartía el galardón y me quedaba más ancho que largo.

Lo del tema Australia, es otra historia. Aunque era una de mis cinco favoritas, ¿qué sentido tiene su participación en este certamen? El año pasado era la sexagésima edición del festival y entendí la invitación por aquello del eslogan (Building bridges/Construyendo puentes) pero, ¿este año? ¿A santo de qué? ¿Tanto dinero necesita la UER (Unión Europea de Radiodifusión) como tanto desembolsa la televisión australiana participando? ¿Qué va a ser lo siguiente, invitar a los chinos, a los norteamericanos, a los brasileños? ¿Vamos a pasar a ser Mundi Vision? ¡Mirad que me cabreo! ¡Hombre, ya! (Milá Ximenez dixit)

Bueno, desde aquí -y ya para terminar y dejaros en paz- quiero felicitar con entusiasmo a Jamala, la representante ucraniana, quien con su magnífico y bien interpretado tema “1944”, demostró una vez más que -fuera de shows innecesarios, de musladas a medio ver o de diseños asimétricos y de gilipolleces políticas y/o vecinales- una buena canción puede proclamarse vencedora en un festival de canciones, aunque sea el de Eurovisión. ¡Anda, mirad qué causalidad! Si es ese el que ha ganado.

Así que, Ucrania: ¡resérvame un lugar preferente en Kiev (me encantan las capitales), en Sebastopol (siempre quise ir a Sebastopol, ¿y quién no?), en Yalta (que allí se tratan muy bien algunos asuntos), en Chernobil (casi todo se olvida, lamentablemente), en Odessa (que tiene nombre de peli buena y a mí me pierde el cine) o dondequiera que lo celebréis!

Hasta allí creo que sí que me acerco.

Al menos, eso espero…

9 Comentarios

  1. Dompy

    Pues el ruso era mi ex…

  2. mellamanjennyladelbloque

    pues tienes razón Jesús , que gane Ucrania demuestra que no hace falta mucho… yo lo de Australia tampoco lo veo, que se presente a Viña del Mar, saludos

    • El De Asumendi ese
      El De Asumendi ese

      Pues me alegro de que estés de acuerdo, Dani.
      Que se vaya Australia a Viña del Mar, al de San Remo e incluso al fenecido Benidorm.
      ¡Hombre ya!
      Un abrazo.

  3. Cristina Alises

    Lo siento, no puedo opinar, no soy eurofan 🙁
    Pero he mirado en sangoogle quien es Barein, porque pensé que era un circuito de formula1, y no estuvo mal la chavala.
    Besos!!

    • Cristina Alises

      Barei!! Jajajaja! Que mal estoy!!

    • El De Asumendi ese
      El De Asumendi ese

      Tienes razón en ambas cosas: ni estuvo mal y, además, tiene nombre de circuito de fórmula 1, es verdad. Así que, no estás tan mal. Eso le pasa por no ponerse su verdadero nombre, el cual es bien mono: Bárbara Reyzábal.
      En fin…
      Besazos, cielo.

  4. Maria Antonia

    Yo tampoco veo el eurofestival, lo reconozco, pero viendo la pasion que tu le echas igual en el proximo me animo 😉 besos y acuchones guapo !!

    • El De Asumendi ese
      El De Asumendi ese

      Mujer, las opciones televisivas de un sábado por la noche no son para echar cohetes. Así que, pon un Eurovision en tu vida.
      Besazos y achuchones en cantidades dobles a las tuyas. ¡Estoy que lo tiro!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar