Judy Garland o la ausencia de cariño | Lo que queda del dia
judy garland

Judy o la ausencia de cariño (Parte I)

¡Hola, amiguit@s!

Tras mi periplo griego por capítulos, hoy toca bellita. Pero bellita de las mías no de las de belleza al uso. Y aunque os tengo otra preparada para dentro de dos semanas por cumplirse ciento un años de su nacimiento y treinta y cuatro de su fallecimiento (¿Adivináis quien puede ser?), hoy quiero hablaros de una actriz todo terreno.

Una actriz que todo lo que hizo lo supo hacer bien. Bueno, todo menos vivir.

El 10 de junio de 1922 venia al mundo Frances Ethel Gumm en Gran Rapids, Minnesota.

Creció en una familia relacionada con el espectáculo, ya que sus padres -Frank Gumm y Ethel Milne- se dedicaban al teatro musical. Es por este motivo que su debut teatral tuvo lugar en el teatro de su padre junto a sus hermanas Suzy y Ginnie, con quienes formaría posteriormente un grupo llamado Las Hermanas Gumm. Este debut consistió en el villancico “Jingle bells” en un numero navideño. Supongo que es relevante deciros que nuestra bellita de hoy contaba tan solo con treinta meses de edad. Ni siquiera había cumplido los tres años. Quizá así se entiendan muchas cosas…

Poco tiempo después, ya cumplidos los cuatro años, su familia tiene que trasladarse a California debido a que su padre es acusado de abusos sexuales.

En el año 1928, siendo todavía una niña, las tres hermanas se matriculan en una escuela de baile donde realizan una actuación especial por Navidad. Actuación decisiva para el trio, ya que apareció en un cortometraje de 1929 llamado “The big revue”. Este cortometraje no es más que el primero de otros muchos. Ya eran famosas. Y estando de gira por algunas de las ciudades más importantes de los EEUU, un productor con quien las hermanas ya habían actuado en Chicago, sugiere cambiar el nombre al trío por el de Las Hermanas Garland. Y es en esta etapa cuando Frances Gumm pasa  a convertirse en Judy Garland.

Y también es en esta etapa cuando firma un contrato con la famosa Metro Goldwyn Mayer, supuestamente sin tener que realizar prueba alguna. Y, aunque fue contratada, los estudios no sabían muy bien qué hacer con ella. Contaba con trece años y era demasiado joven para interpretar papeles adultos y demasiado mayor para los infantiles. Además, su físico no encajaba en el canon de belleza de las estrellas de la época y esto hacia que ella se sintiera muy poco atractiva al lado de sus compañeras, lo cual le causaba una enorme ansiedad.

Judy acudía al colegio con actrices como Ava Gardner (una de mis bellitas, la más bella), Lana Turner (también bellísima) o Elizabeth Taylor (confieso que, aunque no sea santa de mi devoción, formaba parte de las bellezas del estudio). Y aunque Judy era una maquina de hacer dinero, se consideraba el patito feo de los estudios. Esto afectó a su autoestima y sería algo que le marcaría de por vida.

Gracias a su primera película, por supuesto un musical: “Every Sunday”, el jefe supremo de la Metro se fijó en ella y se dedicó de lleno a impulsar su carrera. Con este fin, la empareja con el actor juvenil Mickey Rooney y juntos forman uno de los dúos de más éxito de aquella época, llegando a rodar hasta nueve películas juntos. ¡Maravillosas! Pero es que yo soy amante de los musicales, de los clásicos y de bastantes modernos.

Judy seguía siendo una adolescente y para poder llevar a cabo semejante ritmo de trabajo, comenzó a consumir compulsivamente anfetaminas y barbitúricos. Fueros estas sobredosis las que le llevaron a agudizar sus trastornos mentales, acabando por padecer anorexia, alcoholismo y drogadicción. Además de una lucha interna por superar su falta de seguridad y de confianza en sí misma.

No es hasta 1939 -ya ha cumplido los dieciséis años- cuando consigue uno de los mayores éxitos de su carrera: el papel de Dorothy (o Dorita, como se tradujo en España en la época) en el maravilloso musical “El mago de Oz”. ¿Qué decir de esta película que no se haya dicho ya?

Alli interpreta su canción/himno bandera: “Over the rainbow”.

Pero Judy no fue la primera opción para esta película. Le llegó el papel de rebote. Era otra niña prodigio, Shirley Temple, quien por su corta edad era más adecuada para interpretar a la protagonista de este cuento. Pero no pudo hacerlo por tener contrato de exclusividad con otros estudios, la 20th Century Fox.

Así que, nada como un buen corsé para disimular su ya desarrollado pecho y un vestidito azul para hacerla parecer más pequeña de lo que realmente era.

Pero al finalizar el rodaje, Judy tenía que promocionar su última película con Mr. Rooney y en esta promoción Judy estaba obligada a hacer ¡cinco presentaciones en el mismo día!. Una verdadera salvajada para una muchacha de dieciséis años. Sólo las pastillas podían con semejante ritmo de vida…

A principios de los años cuarenta, siendo ya Judy mayor de edad, comienza a mantener sus primeras relaciones amorosas. Pero uno de sus novios (músico) se fuga con su amante, curiosamente una de sus ex compañeras de colegio: Lana Turner. Primer palo amoroso.

Tuvo otra relación con otro músico, pero la Metro decidió terminar con esa historia porque él estaba casado con otra actriz. Finalmente, tras el divorcio del músico, y cuando Judy contaba ya con diecinueve años (aunque hubiese vivido como una mujer de treinta y tantos), contrae matrimonio con él. Su nombre era David Rose.

A los veintiún años se somete a un tratamiento de belleza, debido a sus múltiples complejos que le hacen sentirse insegura con su apariencia.

Sufre su primer aborto a los veintidós años y comienza a tramitar su primer divorcio, el cual se hace efectivo un año más tarde. No permaneció casada ni dos años.

Judy sigue trabajando y soportando una vida que no le gusta vivir. Y está sola.

Pero en el rodaje de otra de sus películas, “Cita en San Luis”, conoce a quien se convertiría en su siguiente marido: Vincent Minnelli, el director del film. Fue el Sr. Minnelli quien contrató a la maquiladora que consiguió cambiar completamente el aspecto de Judy. Por fin estaba satisfecha y exigió desde ese momento a esa misma maquiladora para sus proyectos posteriores.

La Garland se convirtió en la Sra. de Minnelli el 15 de junio de 1945 y el 12 de marzo de 1946 nació la única hija de la pareja: Liza, Liza Minnelli. ¡Caramba! No perdieron el tiempo. Ni los nueve meses, oye…

Judy da un giro a su carrera e interpreta su primer papel dramático en la película “The clock”, el cual es considerado por los críticos como su mejor papel hasta ese momento, aunque no canta ni una sola canción. O quizá por ese mismo motivo.

Pero es en el año 1947, durante el rodaje del musical “El pirata”, cuando sufre una crisis nerviosa por la que tiene que ser ingresada en un centro psiquiátrico. Tras este ingreso, intenta continuar con el rodaje del musical pero Judy no puede con su vida y lleva a cabo su primer intento de suicidio, cortándose las muñecas con un cristal roto.

Evidentemente, tras este lamentable suceso, sus problemas emocionales comienzan a hacerse públicos, ya que es incapaz de completar los rodajes de tres de sus películas. Ya ha comenzado a consumir morfina para poder dormir. El temor a que sus muñecas dañadas por el intento de suicidio se vean en pantalla le hace retrasarse en las grabaciones o, en ocasiones, no aparecer.

Al final, es suspendida y apartada de los rodajes por los propios estudios, que no son conscientes de que las crisis de Judy están provocadas por ellos mismos. Por someterla a un ritmo de trabajo tan vertiginoso.

Poco después, en el año 1951, termina divorciándose de Vincent Minnelli…

2 Comentarios

  1. Maria Antonia

    Terrible, pobre Judy que vida mas triste, que explotacion mas feroz hicieron con ella ….. 🙁

  2. El De Asumendi ese
    El De Asumendi ese

    Bueno, pensemos en el legado que nos dejó. Grandes canciones y grandes películas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar