Querido -y público- diario |

Querido -y público- diario

¡Hola, amiguit@s!

Hoy he estado echando un vistazo a mi perfil de Facebook con el fin de hacer un poquito de limpieza de todo. De todo aquello que considerara oportuno eliminar por lo absurdo de conservar: supuestos amigos, propaganda política y discursos varios (tanto necesarios como innecesarios), anuncios de productos que nunca compraré o de páginas que nunca he visitado ni visitaré,…
En fin, esas cosillas sin importancia.
Es que hoy tenía ganas de limpiar, ya veis.

Pero Maria, mi rumana favorita, vino ayer y me dejó la casa como los chorros del oro. Líquido, digo. Si no, no serian chorros. Serían anillos, pulseras, pendientes, alhajas varias y hasta algún lingote.

La limpieza de armario me da una pereza que me muero y, además, aun tengo la esperanza de perder algún kilito (no muchos, ¿eh?. Ahora que he conseguido tener de dónde agarrar no lo voy a echar a perder) y volver a hacer uso de mi amplio y extenso guardarropa.

Así que, en vez de hacer cosas de provecho, y dado que me he levantado con el chip de la limpieza activado (como las Mega Pearls de Dixán) he decidido tirar de red social que me entretiene bastante más que una fregona o que una inmensa y negra bolsa de basura en la que meter los deshechos sobrantes de mi fondo de armario.

Bueno, pues tiempo perdido. Porque hasta para Facebook soy como para mi vida cotidiana. Y muy parecido a mi madre: me da una pena deshacerme de las cosas…
O sea, tiempo perdido. O quizás no.

He redescubierto unas publicaciones mías aparecidas en mi perfil antes de tener este -vuestro- blog. Y he caído en la cuenta de que ha pasado tanto tiempo que estoy seguro de que algunos de vosotros, muchos, ni siquiera sabíais que existían.
Y no hablo de las crónicas sobre mi viaje a Australia y Nueva Zelanda, no. De esas voy a hacer una selección en breve para mostraros aquí aquellos momentos que recuerdo con tanta nostalgia y felicidad. Sobre todo, porque desde que finalicé ese fantástico viaje he hecho nuevos amiguitos y, además, he conseguido -gracias a muchos de vosotros- que gente a quien no conocía se haya convertido en asiduo lector de mi blog.

Para vosotros, quienes me habéis conocido a partir de este blog, va este recopilatorio anecdótico de hoy.

Se trata de tres entradas acerca de dos de los temas que personalmente más me obsesionan: el lenguaje popular y la horterez humana.

Y aquí están: “Conversaciones ficticias”, “Reflexión de un sábado por la tarde” y “Palillos a la mar”. Tomadlas como lo que son: idas de olla mías. Reconozco que muchas veces puedo llegar a ser cargante…
Eso sí, ¡disfrutadlas!
Y preparaos para el recopilatorio de las “Crónicas australianas” que os va a caer en breve.
El que avisa, no es traidor…

-CONVERSACIONES FICTICIAS, TRISTE REALIDAD.

Basada en un hecho -lamentablemente- real.

– Uno: ¿A que no sabes quién estaba delante mía el otro día en el cine?
– Yo: ¿Farrow?
– Uno: ¿Perdona? ¿”Farrou”?
– Yo: Si, Farrow. Mia Farrow. Como me has dicho que en el cine…
– Uno: ¡Que no te enteras! ¡Que me refiero a sentado delante de mí, en el cine!
– Yo: Y si quieres que me entere, ¿por qué no me lo dices bien desde el principio?

¿Pero quién le ha dicho a ese inmenso grupo de gente que es correcto decir: delante mía, detrás tuya, encima nuestra, alrededor vuestra,…?
¡Por favor! Que lo correcto es: de mí, de ti, de nosotros, de vosotros,…

¿No se dan cuenta de que si fuera como ellos dicen, el programa que tenía Emma Garcia en Tele 5 se habría llamado “Al lado tuya”?
¿O que los muchachos de la primera edición de OT habrían cantado aquello de: “…al lado tuya me siento seguro, al lado tuya no dudo…?

Hoy he tenido la imperiosa necesidad de llamar al 902 550 500 y he pedido hablar con Esperanza Gracia.
Sencillamente, había algo que me inquietaba, me atormentaba, me perturbaba,…

-REFLEXIÓN DE UN SÁBADO POR LA TARDE.

Cuando alguien dice: “Te quiero, mama”, ¿se está refiriendo a la teta izquierda? ¿A la derecha? ¿Quizá a alguna parte de la misma: pezón, aureola,…?
¿Es posible que la receptora de semejante cumplido se sienta inmensamente hundida por el abandono que sufre su persona y sus sentimientos en favor del ensalzamiento de sus pechugas?
Y si la receptora en cuestión está cual tabla de planchar, ¿ya no vale ese “te quiero”?

De igual manera, ¿qué sucede cuando ese mismo alguien (lo normal es que coincida SIEMPRE) dice así, repentinamente: “T’adoro, papa”?
¿Pretende, acaso, invocar al espíritu de Carol Wojtila, también conocido como el papa Juan Pablo II? ¿Es el papa Benedicto XVI, mas conocido como Ratzinger Z, el verdadero receptor de semejante preciosidad? ¿O, dependiendo de la edad del adorador, puede incluso referirse al papa Juan XXIII?

Yo me pregunto -de ahí mi reflexión sabatina-:
¿No seria menos confuso poner una tilde (es como una diagonal pequeñita) sobre la segunda A?
Esto es, “te quiero, mamá” o “t’adoro, papá”.
Todo sería menos complicado. No habría confusiones. Y los que cometen ese tremendo error dejarían de ser comparados con, por ejemplo,…
¡Ay! ¿Cómo se llama esa periodista intelectual? Bueno, da igual.
Con, por ejemplo, Belén Estéban. La académica, ya sabéis…

Por favor, no penséis que por el simple hecho de que Los Chichos canten eso de: “Niña, ¿por qué lloras?”, y el coro les conteste: “Que no viene el papa”, es lo correcto.
Aunque Los Chichos sean un ejemplo a seguir, hacedme caso, amiguit@s.

Espero llegar a alguna conclusión.

Mientras tanto, voy a llamar a mi mama. A la derecha.

A ver qué me cuenta…

-PALILLOS A LA MAR

Por favor, ¿puede alguien recordarle a aquellos que utilizan en público los palillos mondadientes que, amén de ser una soberana HORTERADA, es una autentica guarrería?

¿Y que no es necesario levantar el dedo meñique de la mano con la que te tapas la boca porque vuelve a ser otra HORTERADA?

Por cierto, como diría mi querida E.R., con toda la razón: “¿Pero por qué se tapan? ¡Si todos sabemos lo que están haciendo! ¡Es como si yo me rasco el coño con una mano y me lo tapo con la otra!

Que poner cara de cretino que se está muriendo de gusto no es necesario en absoluto.

Y que el ruidito bucal que precede a la salida de la cascarria es verdaderamente atroz.

Por favor, hagamos campaña para que todos los fabricantes de palillos se dediquen -por ejemplo- a los Mikado, que vienen bañados de chocolate y están muchísimo más ricos.

Y, sobre todo, no es de mala educación comerlos…

Gracias, amiguit@s.

Consejo: frente al espejo, en el baño, y con cualquier dedito de cualquiera de tus dos manos, la cascarria sale como si tuviese vida propia.

De nada, a mandar.

Y hasta aquí este recopilatorio de historietas publicadas en lo que era el Facebook antes de abrir este blog: mi querido y público diario.

¡Hasta pronto, amiguit@s!
Os esperan las crónicas australianas.

13 Comentarios

  1. Cristina Alises

    Justo estaba pensando en ti cuando ha saltado tu publicación. Y ahora pienso: está bien dicho? 🙁
    Besos!

    • El De Asumendi ese
      El De Asumendi ese

      Está perfectamente dicho por haberlo dicho tú…
      Ya sabes: “Ese dicho que me han dicho que te han dicho que yo he dicho, yo no lo he dicho. Pero si lo hubiera dicho, estaría muy bien dicho por haberlo dicho yo. ¡Ea!

  2. Raúl

    Yo considero incluso peor que utilicen la uña del dedo meñique…en lugar del palillo… 🙁

    • El De Asumendi ese
      El De Asumendi ese

      Yo soy mas de pensar que la uñita es para el bolondrio de cerúmen del oído. Y así, lo que te saques, te lo retiras con la uñita del otro meñique.
      ¿O no?

  3. Pilar Baceiredo

    Aquí estoy en la oficina, escondida detrás de la pantalla del ordenador, muerta de la risa. Qué lagrimones XD. Eres el mejor!!!!

    • El De Asumendi ese
      El De Asumendi ese

      Jajaja. Te juro, Pilar, que cada vez que me dices algo así me imagino contigo en alguna escala de nuestros trenes descojonados de la risa. ¡Vamos, como si lo estuviésemos viviendo en riguroso directo!
      Aun recuerdo un comentario tuyo sobre el nombre de un pescado y una compañera que robaba desesperadamente. ¿Te acuerdas? ¡Qué ataque!

    • El De Asumendi ese
      El De Asumendi ese

      Lo dicho: rendidito a tus pies.
      Y ahora que sé que te horroriza el tema palillos a la mar, con mayor motivo.
      Abrazos con fondo musical de The Mamas and the Papas, para dar un toque internacional..,

  4. Maria Antonia

    Me debato entre la risa y el asquete por el palillo de dientes, me horroriza su uso en publico !!! Pero me he ” jartao ” de reir con el resto, eres brutal tio, ya empece con la descripcion de lo que son los chorros del oro …..
    que bueno, que locura mas genial la tuya !!!! Besos mil, bueno o mil besazos y otros tantos abrazos, a ambas mamas. Jajajajajajajajajaja

  5. jose ferraz

    muy bonito :):)

  6. Roberto Moreno

    Por favor, qué lagrimones de risa! Gracias por la recopilación!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar