Sempiterno Septiembre | Lo que queda del dia
sempiterno

Sempiterno Septiembre

¡Hola, amiguitos!

Si supierais cómo me gusta esta palabra: SEMPITERNO. Suena de maravilla, ¿a que sí? Y lo mejor de todo, es que la puedes utilizar en cualquier frase y ocasión. Por ejemplo:

– “Ayer me metí entre pecho y espalda unas cocochas sempiternas”.
– “No puedo con Mariló. Está sempiterna perdida”.
– “Pásame la muleta, por favor, que se me ha quedado la pierna sempiterna”.
– “Caris, he conocido a un chico que me encanta. ¡Es tan sempiterno que te lo comes, tía!”.
– “Ayer estuve en la exposición de la gran artista alternativa Paqui Derma. Tiene unos cuadros de elefantes sempiternos que te quitan tó er sentío”.

¡Mal! ¡Muy mal!

SEMPITERNO significa que no tiene fin o que se prolonga muchísimo en el tiempo.
Incluso las cocochas (que era más de un kilo), como me las zampé todas, tuvieron su fin requerido. O sea, ser comidas por mí. Fín de las cocochas y de la explicación.

Ayer me acosté absolutamente pletórico (sería por las cocochas) pero hoy no me he levantado muy católico. Me he dado cuenta al mirar el calendario de mi movil de que en menos de una semana se nos va septiembre.
Tremendo disgustazo.
Porque a mí septiembre me encanta. Es un mes especial. Debería ser SEMPITERNO. (¡Ahora si!)

Si yo tuviera el poder de ajustar el calendario a mi antojo, por acontecimientos, me quedaría así:
Septiembre, septiembre, marzo, abril, mayo, junio, septiembre, septiembre, septiembre, septiembre, septiembre y diciembre.
Tampoco es cuestión de perderse la Navidad, ¿eh? Los Reyes Magos me dan un poco igual, la verdad. Porque como son los padres, pues ya disfrutamos de ellos -por ejemplo- en el segundo o tercer septiembre. ¿O no?

Cómo habéis visto, en mi calendario ajustado yo viviría siete septiembres tan ricamente. Y tengo siete razones para ello. Ahora entenderéis el por qué de que me parezca un mes tan especial.

En primer lugar, septiembre es el mes en el que cumple años mi amiga Luchy. ¿O debería decir que incumple años? Porque cada día está más estupenda. Claro, que si incumpliera siete septiembres al año, en breve tendría que volver al útero de su madre.
Tendré que hablar con ella a ver qué opina…
Bueno, mi amiga Luchy y mi sobrino y ahijado Javier, quien precisamente cumplió ayer los 17, como en “Sonrisas y lagrimas”: “He was sixteen going on seventeen…”
Asquerosa y jodidamente joven. ¡Más mono!
Cuando veo a mis dos ahijados, su juventud me duele.

En segundo lugar, en septiembre termina el verano. ¿Y qué tiene de bueno esto? ¡Todo! Como ya os dije en mi entrada “QUÉ BONITA ESTACIÓN”, los olores del metro se suavizan, los ánimos de la gente se relajan, las celulitis y los inmensos estómagos no desaparecen pero se disimulan, y a Paulina Rubio ya no se le escapa el aire. Adiós a la aerofagia en septiembre. Adiós, Paulina.

En tercero, la programación televisiva mejora una barbaridad. Por ejemplo, llega ese concurso de talentos nacionales infantiles en el que un niño de seis años puede cantar aquello de: “…he mojado mis sábanas blancas recordándote”.
¡Qué precioso y qué adecuado para un niño de esa edad!
Si no entiendo mal la letra, el niño en cuestión se acuerda de la madre que le ha parido y se pega la gran meada nocturna en la cama. Es la explicación correcta, ¿no?
¡Ea! Y la madre a ponerle el programa a la lavadora. ¡Eso si que es un gran programa!
O esa niña de siete añitos que canta: “…yo no me di cuenta de que te quería hasta el mismo día que te vi partir”, que también es una letra súper adecuada para una niña pequeña, en edad de llevar coletas y no de sufrir esos desengaños amorosos.
Aunque lo mismo se lo canta al padre, quien se marcha de casa porque no puede soportar más a una mujer que tiene crisis nerviosas por tanto lavar las sábanas meadas de su hijo.
Sea como fuere, no importa el bienestar familiar. Lo esencial es que los niños triunfen y sepan mostrar a toda Españññña ese inmenso talento que llevan dentro.

(NOTA DEL AUTOR: En las cosas del folklore patrio siempre hay que pronunciar el nombre de nuestro país con cuatro Ñ como mínimo).

En cuarto lugar, en septiembre los chavales y las chavalas (no se nos mosquée la Bibiana Aido de turno) comienzan los colegios y dejan descansar un poquito a los papás y a las mamás (no se nos vuelva a mosquear). Sobre todo a las mamás, quienes están agotadas de lavar las dichosas sábanas mojadas de los niños. Y agotadas de sus maridos también.
En el caso de los maridos, su agotamiento nada tiene que ver con las sábanas. Directamente, están cansadas de ellos. Claro, todo el verano: “Mariiiiiiii, tráeme una cervecita. Tú que NO estás levantada, que te levantes. Y, de paso, que me traigas la cervecita”.
¡Capullos! No se les pegará la huevada al escay…

La quinta razón de por qué septiembre debería ser sempiterno es porque en este mes no dejan de aparecer fantásticas e interesantes colecciones de entregas semanales (de venta en sus kioscos más cercanos) como la de “Un paseo por el cosmos”. Pa cagarse de lo buena.
O la colección completa de libros de Johanna Lindsey (¡Ah! ¿Pero alguien la conoce?).
O la del álbum de cromos y revista oficial de “Atrapa la bandera”. Interesantísimo, si. Pero a mí me tienen hasta el escroto de la masiva promoción.
O, la que más me gusta: la “Monster Aka Collection”. Una suerte de muñecas terroríficas que con la primera entrega te regalan a la muñeca Claudine. ¡Hija, qué bello todo!
Pero yo me pregunto: ¿y para cuando la colección “Serenna, divas del porno duro”? Con títulos tan interesantes como “Folle, folle, folle, Tin” o “Méteme las bolas, pero las de los ojos que estoy toda sorprendida” (esta es muy entrañable). O “Ando mojada de pensal-lo”.
¿Pero en qué piensan estos distribuidores?
Esto sí sería una colección como Dios manda. Bueno, vale. Dios, no. Ok.

Otra razón, la penúltima, es que como uno no tiene que volver a enseñar carnes en la playa puede relajarse y comer lo que quiera. Ya perderá esos 37 kilos de más en cualquiera de los septiembres venideros. Y, en caso de no perderlos, siempre puede hacer apología de sus carnestolendas.
¡Calla, calla! Que me he liado. Que esto corresponde a la Semana Santa…

Y, por último, ¿existe algún mes del año que tenga una canción totalmente dedicada a sí mismo?.¿No?. Pues septiembre sí.
¿Recordáis aquello del grupo Earth, Wind & Fire: “Do you remember the twenty first night of September? Pues eso.
(Obviamos la de Melendi porque el pop español y yo no nos llevamos excesivamente bien).
¿Y alguna película cuyo título sea el nombre de un mes?. ¿Tampoco?. Pues septiembre tiene una de Woody Allen titulada así: “September”.
¿Y algún libro? ¡Pues tambien! Una novela romántica de Rosamunde Pilcher titulada, precisamente, “September”.

Leído lo leído, ¿creéis que es un mes lo suficientemente interesante como para que deba aparecer siete veces en un calendario o no?
Y me parecen pocas…

¿Añadimos una más? Prometo daros la octava razón en una próxima entrada. Hoy, ya se me han agotado.

Gracias por todo, SEMPITERNO SEPTIEMBRE.

Y hasta el año que viene…

16 Comentarios

  1. tu Luchy

    Maravilloso!. Y es el mes de las uvas (ya sabes, tinto de verano tú, verdejo yo). Me parece genial lo de la colección “divas del porno duro”. Soy súper “fans” de “Se fue a buscar trabajo y le comieron lo de abajo”. Dicho esto, si algo debe ser sempiterno, eres tú con este blog. Besos y más besos

    • El De Asumendi ese
      El De Asumendi ese

      Luchy, cariño. Te confieso que “Se fue a buscar trabajo y le comieron lo de abajo” es una de mis favoritas. Aunque prefiero la de “Si no soy Curro Jiménez, ¿por qué tengo este trabuco?”.
      Más besos y mas besos para tí.

  2. Raúl

    antes no me gustaba Septiembre, sobre todo por el colegio…siempre amenazando…que te mando para septiembre!…aunque ahora me gusta más el mes…creo que ese trauma no lo he superado aún 🙂

  3. Cristina Alises

    Lo de no levantarte muy católico hoy también puede ser por las cocochas, conste. No soy lo suficientemente constante para terminar una colección, así que no las empiezo, aunque la de divas del porno… Lo que sí es sempiterno es mi admiración (y mi cariño) hacia ti.
    Un beso!

  4. El De Asumendi ese
    El De Asumendi ese

    Cristina, yo tampoco soy constante en las colecciones pero en cuanto salga “Divas..” te llamo, ¡y al kiosco de cabeza!
    La admiración es mutua.
    Besazos.

  5. Sandra

    Amigo!!mi opinión respecto a este mes cambió a raíz de ser madre…como tantas cosas…vuelve la rutina,el cole,las prisas,el trabajo…. Eso sí, el tema de guardar “las carnes”me gusta :)….mil bss y gracias de nuevo por este ratito..

  6. Pilar

    Y si me tocaran vacaciones en septiembre, tendría 7 quincenas? Yo voto por el septiembre sempiterno por si cuela.

  7. Rosa de Asumendi Aleman

    Es mi mes favorito. Todo vuelve a la normalidad, se va el calorazo y ¡vuelve el buen tiempo! …Adoro el otoño, adoro septiembre y te adoro a ti.

    • El De Asumendi ese
      El De Asumendi ese

      Ferrocarril, camino llano. Con el vapor se va mi hermano. Se va mi hermano, se va el vapor, se va la prenda que adoro yo (que adoro yo).
      Totalmente de acuerdo contigo, hermana.

  8. Emma

    ¡Me encanta septiembre! es cuando empiezan mis vacaciones de adulta ;), bendita rutina. Yo también voto por un septiembre sempiterno. Como siempre,me ha encantado leerte. Un besazo

  9. Anita Dinamita

    Te has dejado un interesante mes. ¡Y es que agosto también tiene película!
    Pero sé que no te gusta, principalmente, porque te lío la cabeza con mi regalo todos los años.
    Pues eso, que “August: Osage County” tiene un reparto genial, y que ya estoy suscrita. ¡Besazo!

  10. El De Asumendi ese
    El De Asumendi ese

    Querida ahijada, ¡no compares! Y si, eres una lía te con el puñetero regalo. Por cierto, cuando te dignes a decírmelo…
    ¿Agosto tiene cancion? No. ¿Tiene libro? Tampoco.
    Y, respecto a la maravillosa peli, le sobran dos palabras.
    Ah! Por cierto, también hay un director de cine Bille August. ¿Cómo te quedas?
    Gracias por suscribirte.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar