La sencillez de una estrella: Meryl Streep
una estrella

La sencillez de una estrella

¡Hola, amiguit@s!

Poco a poco os voy a ir hablando de las figuras del séptimo arte que me chiflan. Voy a intentar publicar, al menos una vez al mes, una mini biografía de mis mitos del cine. Ya sabéis que es una de mis grandes pasiones…

Después de Bette y Greta, hoy es el turno de otra de las grandes, de las más grandes. La considerada por muchos críticos de cine como una de las mejores actrices de la historia y la reconocida en múltiples ocasiones como la mejor del mundo: MERYL STREEP.

Mary Louise Streep nació en Summit, Nueva Jersey (EEUU) el 22 de junio de 1949.
Hija de un ejecutivo de la industria farmacéutica y de una editora artística. De ascendencia alemana por parte de padre, su bisabuelo fue el primer miembro de su familia en emigrar a los Estados Unidos. Además, parte de su familia es originaria de Suiza. Por el lado materno, Meryl cuenta con ascendencia inglesa, alemana e irlandesa.

Admiradora en su juventud de los rituales católicos (acudía a misa regularmente), en 1971 se gradúa en drama en el afamado colegio Vassar y, posteriormente, en la escuela de drama de la universidad de Yale, donde ya interpreta una gran variedad de papeles en escena.
Además, instada por su madre (quien considera que posee una gran voz), recibe clases de ópera.
Y aunque se decidió por la interpretación, no cabe duda de que su voz ha sido un gran complemento para su carrera como actriz. De hecho, ha cantado sin ser doblada en varias de sus películas y ha grabado cuatro audio libros para niños, por los cuales ha sido nominada a los prestigiosos premios Grammy de música.
Contaros, como anécdota, que luchó desesperadamente por el papel de Eva Perón en el musical inglés que posteriormente se llevó al cine: “Evita”. Ya sabéis: Don’t cry for me, Argentina…
Lamentablemente, se lo dieron a esa cantante (que no actriz) que todos conocéis: Madonna.
Sin comentarios.
Aunque reconozco -sin ser en absoluto fan de ella- que estaba absolutamente soberbia.

Pasó los primeros años de su carrera dedicada al teatro, especializándose en Shakespeare. Es en esa época cuando conoce al primero de los dos amores de su vida: el actor John Cazale, a quien algunos de vosotros conoceréis por su participación en grandes obras maestras del cine como “El padrino I, II y III” (en la tercera de la saga con imágenes de archivo) o en “El cazador”.
En esta última, Meryl trabajó con él por primera y última vez, ya que a Cazale le diagnosticaron un cáncer de pulmón producto del cual falleció al finalizar el rodaje a la temprana edad de 42 años y en pleno auge de su carrera.

Aunque Meryl se presentó a multitud de audiciones para obtener algún papel en alguna película (entre otras, para el rol de Dwan en el remake de “King Kong”, papel que perdió y que se llevó otra debutante: Jessica Lange), no seria hasta el año 1977 cuando realiza su primer pequeño papel en su primera gran película: “Julia”. Aunque insignificante, sirvió para que comenzarán a fijarse en ella y así tuviera la oportunidad de rodar la película que ya os he mencionado antes: “El cazador”, papel por el cual fue nominada al Oscar a la mejor actriz secundaria a pesar de que lo hizo única y exclusivamente para poder trabajar con su gran amor. Ella no estaba interesada en ese papel: “Necesitaban una chica entre dos hombres y ahí estaba yo”, comentó posteriormente.

En esa misma época, graba para televisión la multi premiada serie “Holocausto”, que tuvo en su emisión una audiencia de más de cien millones de espectadores.

Y ese es el inicio de una carrera imparable que le lleva a rodar -hasta ahora- casi sesenta peliculas (como actriz principal, secundaria y hasta prestando únicamente su voz), a volver a las tablas con obras de Chejov, Shakespeare o Brecht y a la televisión (incluso doblando algún capítulo de “Los Simpsons”).

Las diecinueve nominaciones al premio Oscar (ganando tres de ellos por “Kramer contra Kramer”, “La decisión de Sophie” y “La dama de hierro”), las veintinueve a los Globos de Oro (ganando ocho), las catorce a los premios BAFTA (con dos victorias), las dieciséis del Sindicato de Actores (con otras dos victorias), las diez a los Satellite (ganando cuatro), las siete de la crítica cinematográfica de EEUU (con otros dos ganados), las cinco al Grammy (por sus cuatro audio libros para niños y por la banda sonora de “Mamma mia!”), las tres al Emmy, su premio Donosti a toda una carrera en el festival internacional de cine de San Sebastián en el 2008 y su premio a la mejor actriz en el festival de Cannes en 1989 -entre otros- hacen de ella la actriz más laureada de la historia del cine y me atrevo a decir que va ser imposible superar semejante récord.

Defensora a ultranza de los derechos de igualdad para las mujeres, es portavoz del Museo de Historia Natural de la Mujer de EEUU y ha entregado grandes cantidades de dinero por y para esta causa (entre otras, el salario íntegro por su interpretación en “La dama de hierro”).

Meryl Streep es reconocida por su técnica, su solidez interpretativa, su enorme expresividad facial y su facilidad para los acentos con los que construye algunos de sus personajes. Desde el danés hasta el polaco, pasando por el británico, el irlandés, el australiano y hasta el italiano.
Cuando le preguntaron si los acentos le ayudaban a entrar en los personajes, respondió: “Siempre me sorprende esta pregunta. ¿Cómo voy a hacer un papel y a hablar como yo?”.

Casada desde el año 1978 con el escultor Don Gummer (hasta ahora el segundo y último amor de su vida), ha tenido cuatro hijos. Dos de sus hijas siguen sus pasos en el mundo de la interpretación.

Y para terminar, algunas de las frases que este pedazo de actriz ha dicho en alguna ocasión:

– “El gran don de los seres humanos es que tenemos el poder de la empatía”.
– “La maternidad tiene un efecto muy humanizante. Todo se reduce a lo esencial”.
– “Al actuar no se trata de ser alguien diferente. Se trata de encontrar la similitud en lo que aparentemente es diferente. Luego me encuentro a mí misma allí”.
– “Mi familia es lo primero. Siempre lo ha sido y siempre lo será, incluso por delante de mi carrera”.
– “La ropa cara es una perdida de dinero”.
– “Algunas personas están llenas por la compasión y por el deseo de hacer el bien. Y otras, simplemente, no creen que nada vaya a marcar la diferencia”.
– “Todo lo que decimos tiene significado, todo cuenta. Lo ponemos en el mundo. Afecta a los niños e impacta sobre el espíritu del tiempo”.
– “No puedo soportar la mayoría de las cosas que veo”.
– “Muchas personas escriben cada día sobre mí sin ni siquiera entrevistarme”.
– “Walt Disney era antisemita y sexista”.

Como veis, otra mujer de talento extraordinario.
Pero si en algo se distingue de las demás, es en su sencillez. En esa sencillez que sólo las grandes estrellas son capaces de tener cuando, además de poseer un don, son inteligentes.

Aunque el mordaz Truman Capote dijera de ella que tiene boca de pollo, yo la sigo viendo tan bella por dentro como por fuera.

¿Y vosotros?

13 Comentarios

  1. Cristina Alises

    Actriz fabulosa, tanto en drama como en comedia. Me sorprendió gratamente en “Mamma mía”. Gracias por acercarme a su biografía. Besos!

  2. Lara Cobos

    Tienes razón Jesús. Ella es impresionante. Bella por fuera y por dentro.
    Gracias por hablar de ella y recordarnosla.
    Contenta de leerte.

    • El De Asumendi ese
      El De Asumendi ese

      ¡Es fabulosa! Es el talento en estado puro (que diría Malú en “La voz”).
      Gracias a tí por disfrutarlo.
      Contento de que me leas.

  3. José Ferraz

    Mi actriz favorita..un camaleon..y ademas inteligente…muy bien el articulo

    • El De Asumendi ese
      El De Asumendi ese

      Eso es que tienes muy buen gusto, José. ¿Cómo no iba a ser la favorita?
      Muchas gracias por tu valoración. Si lo has disfrutado me doy por satisfecho.

  4. Elena

    Gracias Jesús. Un artículo que si me permites… voy a compartir. Me encantaaaaa!!!

  5. Emma

    Una de mis favoritas. Es una grandísima actriz y pedazo de mujer. Me ha encantado! Besos

  6. Roberto

    La adoro, me ha emocionado tantas veces… y como bien dices, tiene el encanto de la sencillez y la humildad. Estupenda, como tu.

  7. El De Asumendi ese
    El De Asumendi ese

    Roberto, y yo a tí. Si Meryl tuviese pelotillas en los pies, yo ni siquiera llegaría ahí.
    Somos dos estupendo diferentes… Mejor así.

  8. Nayma

    Gracias Jesús! De mis preferidas. Besos.

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar