Una invasión nostálgica | Lo que queda del dia | Blog Jesús de Asumendi

Una invasión nostálgica

Hola, amiguit@s.

El lunes pasado tuve la suerte de poder ver “LA LA LAND”, titulada en nuestro país como “La ciudad de las estrellas”. Podía contar los espectadores de la sala con los dedos de las dos manos. ¡Qué tristeza!

Ya suena como favorita en las quinielas de los Óscar, aunque aún ni siquiera han sido hechas públicas las nominaciones de este año. Pero viendo el arrollador éxito en la reciente ceremonia de los globos de oro (siete premios de las siete candidaturas a las que optaba) todo me lleva a pensar que algún que otro galardón ya se va a llevar.

Mañana mismo saldremos de dudas cuando sean hechas públicas las listas de los nominados de este año.

¿Qué tiene de particular “La la land”? Nada. Absolutamente nada. Salvo que las interpretaciones de sus actores principales son excelentes. La historia es una bonita historia. La fotografía es buena. El vestuario y la dirección artística, también. O sea, tiene todas las papeletas para ser una película particularmente buena. Pero tiene un pequeño “defectillo” que echa a alguna gente para atrás:  que es un musical. Un musical como los de toda la vida. Un musical de factura clásica con la manida y trillada historia de “chico conoce chica”.

– “¿Qué te ha parecido “La la land”?
– “Uf, es que a mí los musicales…”

¿A qué coño vas? A ver, no entiendo que si te gusta el cine y te gusta la música (y no hablo de los reyes del reggaetón ni de los del mambo) no te gusten los musicales. Entiendo (más que entender, lo respeto) que no te guste la ópera ni la zarzuela, pero ¿el cine musical…?

Claro, que yo no soy objetivo. Llevo viendo musicales desde que era un niño y coleccionándolos desde que tengo dinero para comprarlos y espacio para poder guardarlos. Es -junto con la de Bette Davis y Barbra Streisand- mi colección más preciada. Y este “La la land” tendrá un lugar de honor en mis estanterías, independientemente de que consiga o no arrasar en la próxima ceremonia de los premios Óscar, la cual tendrá lugar el próximo 26 de febrero.

Insisto, no puedo ser objetivo porque adoro los musicales. Pero es una peli que os recomiendo. Además de por todo lo expuesto anteriormente, porque “La ciudad de las estrellas” nos devuelve al Hollywood del esplendor. O sea, al Hollywood dorado de los años 40/50, cuando el musical era el género que arrasaba en las taquillas y nos dejaba escenas memorables con Fred Astaire, Gene Kelly o mi adorada bellita Judy Garland (por nombrar unos pocos representantes del gran musical americano).

Son dos horas de disfrute total. Color, buen rollo, canciones estupendas y sentimientos. ¿Necesitamos más?

Lamentablemente, el musical tuvo su época. Es difícil que ahora una gran productora se aventure a rodar un musical, salvo que el director se empeñe en hacerlo. Tal ha sido el caso del joven director Damien Chazelle cuyo éxito venía precedido por otra obra musical aún sin ser un musical propiamente dicho: “Whiplash”. También os la recomiendo.

Para ver un musical de calidad reciente, tenemos que remontarnos algunos años atrás, donde encontramos “Into the woods”, una maravilla basada en un musical de Broadway de Stephen Sondheim (compositor/letrista) al cual yo descubrí con “West Side Story” y redescubrí con mi amada Streisand. Como siempre, Meryl Streep estaba espléndida, además del excepcional reparto.

Pocos años atrás, otro musical que arrasó en la taquilla y en las ceremonias de premios: “Chicago”, dirigida -como la anterior- por Rob Marshall. Una joya de película. ¿O no?

¿Quién no ha disfrutado con “Sonrisas y lágrimas”? Si no te gusta esta película no te gusta el cine. Así lo digo, con contundencia.

¿Quién -a estas alturas- ha cometido el error de no haber visto “Cabaret” todavía? Vamos, si podéis encontrar el DVD en las tiendas por 5,95 €…  Y hay que invertir en arte, y “Cabaret” es arte.

¿Quién no se sabe las canciones -más de una- del gran musical “Grease”? ¡Ah, que esta sí que mola porque sale John Travolta, que es mega guay!

¿Quién -siendo niño- no ha cantado “Chitty Chitty bang bang? Mi hermana y yo, en todas las reuniones que hacía mi madre en casa. Mi madre es así, nos obligaba…

¿Quién no ha llorado de emoción con la escena final de la antes mencionada “West Side Story”?

Ese sí es el musical de los musicales. Récord de premios Oscar y una partitura para desmayarse de placer.

¿Quién no quiere pasar una fría tarde de domingo bajo una mantita viendo “Oliver”, “Cantando bajo la lluvia”, “Yentl”, “Funny girl”, “Annie”, “My fair lady”, “Un americano en París”, “Sombrero de copa”, “El violinista en el tejado”, “Jesucristo Superstar”, “El extravagante Dr. Dolittle”, “El mago de Oz”,  “Siete novias para siete hermanos”, “Dream girls”, “Fame”, “Víctor o Victoria”, “Hair”, “All that jazz”,  “Hello, Dolly!”, “New York, New York”, “La bella y la bestia”, “Aladdin”, “Un día en Nueva York”, “Melodías de Broadway 1955”, “Bailar en la oscuridad”, “Un mundo de fantasía”, “Ha nacido una estrella”, “Levando anclas”, “Oklahoma!”, “Carrousel”, “Mame”, “Brigadoon”, “La calle 42”, “La estrella”, “Millie, una chica moderna”, “Funny Lady”, “Al sur del Pacífico”, “Kiss me, Kate”, “Ellos y ellas”, “Evita”, “El fantasma de la ópera”, “En alas de la danza”, “A chorus line”,  “La rosa”, “Gipsy, la reina del vaudeville”, “Camelot”, “Mary Poppins”, “El rey y yo”, “Mamma mía”, “Godspell”, “Scrooge”, “Los Miserables”, “La pequeña tienda de los horrores”, “El principito”, “Cita en San Luis”, “Moulin Rouge” “Sweeney Todd”, “Priscilla, reina del desierto”, “Que no pare  la música”, “La leyenda de la ciudad sin nombre”, “Xanadú”, “El hombre de la Mancha”, “Can can”, “El valle del arco iris”, “La mitad de seis peniques”, “Vivir de ilusión”, “Hairspray”, “Molly Brown, siempre a flote”, “Burlesque”, “Los paraguas de Cherburgo”, “La vie en rose”, “Las aventuras de Tom Sawyer”, “Nine”, “Carmen Jones”, “Noches de la ciudad” o “Vuelve a mi lado”?

Y sólo os he mencionado unos pocos. Pero hasta cuando los nombro,  me invade una cierta nostalgia. ¿Por qué ya no se hacen musicales? ¡Quiero musicales!  ¡Maldita sea!

Luego diréis que no os doy buenas ideas para pasar las frías tardes de domingo bajo una mantita. No se me ocurre nada mejor. Bueno, sí. Sí se me ocurre. Pero no tiene nada que ver con el cine musical sino con otro genero totalmente X. Pero eso lo dejamos para otro momento, que para la ternura y la lujuria siempre hay tiempo, ¿no?. ¡Pues eso! A ver musicales. Yo, ahora, es lo que voy a hacer..

Y esta semana, a ver “La la land” los que todavía no lo hayáis hecho. Os garantizo que no os arrepentiréis…

A mí me ha servido para darme cuenta de que, cada día, adoro más los musicales.

¡Gracias, mamá! Tú has sido la artífice.

¡Hasta la semana que viene, amiguit@s!

7 Comentarios

  1. Cristina Alises

    Entonces no me la perderé. Me encantan los musicales!! Recuerdo a mi padre llegar a casa con las entradas en la mano para ver “siete novias para siete hermanos” por enésima vez. Las noches en vela para ver “Grease”, la primera película del año en TVE. Mary Poppins… y como bien dices, las últimas “Chicago” o “Airspray” con un John Travolta en su salsa… ayer mismo buscaba yo en internet “siete novias…”
    Cómo te quiero, Jesús, trayendo a mi memoria los momentos más felices de ni infancia!

    • El De Asumendi ese
      El De Asumendi ese

      Jo, me alegro muchísimo, Cristina.
      Veo que en cuanto a musicales, hemos tenido infancias parecidas. Por eso ahora sabemos vivir los momentos felices.
      Espero que si la has visto te haya gustado. Parece que crea controversia…
      Un besazo, cielo.

  2. Dompy

    Me enamoró anoche… perfecta!

  3. Pilar Baceiredo

    La vi la semana pasada, cuando la estrenaron y me encantó 😀

  4. Fernando

    Pues a mi salgo salvo la interpretación y la música me parece que esta sobrevalorada y llena de defectos: mal iluminada en las escenas de interior, el vestuario es….de que época? Por qué ? Si conducen coches del año pasado y tienen los últimos móviles y si es el amor de tu vida se va a rodar a otro país una peli y en la epoca de las comunicaciones no estás pendiente de lo que le pasa al supuesto amor de tu vida que cuando la vuelves a ver viene con una niña crecidita? En fin que además de esto lo de las nominaciones me oarece algo endogámico del Star system hollywwodiense

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar