¡Qué bonita estación es el verano! | Lo que queda del dia
verano

¡Qué bonita estación!

¡Hola, amiguit@s!

Después de muchas noches en vela y un par de meses pensándomelo, he llegado a una seria y meditada conclusión que puede llegar a cambiar mi futuro: ME GUSTA EL VERANO.
Bueno, en realidad es un sentimiento muchísimo más fuerte. No es que me guste, es que me fascina. Me vuelve verdaderamente loco.

Y estoy convencido de que la inmensa mayoría de vosotr@s estaréis de acuerdo conmigo cuando os esgrima mis razones. Las razones que me han llevado a semejante conclusión.

En primer lugar, es un verdadero privilegio moverse en metro por Madrid. Un cúmulo de sensaciones olfativas sin parangón embriaga mi sentido y lo convierte en una experiencia prácticamente extrasensorial. ¿En qué otro lugar -que no sea el metro- puede uno sentir ese fresco aroma a sobaco encebollado con emulsión de aceitunas negras “Perlas del Guadalquivir” de Carbonell?
Yo es que me quedo embobado, de verdad. Algunas veces la sensación es de tal magnitud que apenas puedo respirar de la emoción.
Bueno, no os digo más: ni os imagináis en cuántos viajes he decidido hacer transbordos sin necesidad alguna de hacerlos, simplemente para poder disfrutar con verdadera plenitud de placer semejante. Una gozada, de verdad. Altamente recomendable.

En segundo lugar, me gusta el verano porque se orquestan esas campañas a favor de la libre exhibición de celulitis varias y de estómagos imposibles (como el mío…).
Es entonces cuando uno se da cuenta de que no necesita ir ni al Prado ni a ningún otro museo a perder todo un día para poder contemplar verdaderas obras de arte. Porque el arte, amiguit@s, está en todas partes.
En cada mini short hay arte. En la lycra hay arte. Cada sandalia con su correspondiente calcetín blanco (o gris perla en su defecto) supura arte. En cada rostro sudoroso que brilla como la “Barbie destellos mágicos” hay muchísimo arte…
¿Quién necesita de un Prado o de un Louvre? ¿Para qué ir a París con lo d’abuten que se está aquí en Madrid? ¡Es bobada!

Luego está la felicidad que irradian las personas. Esa felicidad que se contagia como la peste (y no me refiero a lo del metro, ¿eh?).
La dicha de los ejecutivos de alto standing que salen canturreando de sus casas con sus trajes caros y sus corbatas estrujándoles sus cuellos, casi ahogándoles, felices de tener que ir a trabajar en unas condiciones sumamente aconsejables.
La de los de bajo standing que no tienen aire acondicionado en los coches y llevan la misma cara de Nosferatu, que te apetece hasta pedirles matrimonio.
Respecto a las señoras que van a la compra y aguantan estoicamente las colas correspondientes sin importarles esperar, también las hay de dos niveles diferentes: las de alto standing, que son las que te clavan el tacón de 22 centímetros “sin querer” (¡zorras!) y las de bajo, quienes le dicen -como el viernes pasado- a la cajera de DÍA (quien discutía con ella por unos céntimos en un precio): “Tú a mí me vas a comer el potorro a dos lenguas”.
Y todo te resulta tan bonito y tan entrañable…
Por cierto, ¿cuántas lenguas tienen las cajeras de DÍA? ¿O la tienen bífida? En fin…

¿Y qué me decís de la programación televisiva? ¡Es que ni apetece salir a disfrutar de la temperatura! ¿Para qué?
Si por tu pantalla estatal te fríen a películas alemanas (¡tremendo lote!) basadas en hechos reales y no sabes con cual quedarte de lo estupendas que son todas.
Si por tu pantalla amiga aparecen programas en los que reinan la paz y la armonía. Programas que te proporcionan ese sosiego espiritual que -tras un duro día de trabajo- tanto necesitas.
Programas donde ves a intelectuales de las letras, como Lorena Nosequé, Mari Jose Nosecuántos o Tuyupa (esta creo que no tiene apellido. Creo…) O a divas de la escena internacional como Jenny Llada (¡qué gran actriz se ha perdido Hollywood!), a su vez hermana de la diseñadora de sortijas Annie Llada y de la fabulosa humorista Desterni Llada (esta última nació en Bucarest, de ahí el curioso nombre: Desterni). No me hagáis mucho caso pero creo que las tres hermanas descienden de la experta criminóloga Dego Llada. Pero -insisto- no estoy muy seguro. Tendría que tirar de Wikipedia…

Y -por si todas estas razones no fueran suficientes- siempre que te apetezca viajar no tienes más que ir a la agencia de viajes de esos almacenes de corte británico, donde por el módico precio de unos 1.000€ te ofrecen esos destinos que siempre soñaste pero a los que nunca pudiste acceder. Esto es: Matalascañas, Burriana, Alcoy (ya no hay moros ni cristianos, por eso te lo dejan más barato), incluso Alcantarilla, donde tienen una fábrica de conservas digna de esos 1.000€ o incluso de más.
¡Qué estupidez ir a la Habana, a Sidney, a Nueva York o a Viena en verano! ¡Si no se nos ha perdido nada allí! A ver, que no es por dinero, ¿eh? ¿Será por perras?

¡Ah! Me olvidaba de la canción del verano. Pero aunque con este tema tengo para varias entradas del blog, me voy a limitar a preguntaros qué os parece esta preciosidad de Paulina Rubio: “Baila para mí, sólo para mí, que al moverte se me escapa el aire. La noche es mágica y sensual, un deseo incontrolable. El momento es ideal…”
¿Con esto Paulina quiere decirle que mientras él baila ella se tira unos pedos de órdago?
Hombre, el momento será el ideal, bonita. Pero te has cargado la magia y, desde luego, la sensualidad.
Claro, que si el deseo de peerte es incontrolable…
¡Qué fuerte, tías! ¿Qué opináis?
¡A ver si la del metro va a ser ella!

Después de todas estas razones, ¿cómo no me va a chiflar el verano? Si tengo muchísimas más que estás seis para convenceros de que, como el verano, no hay NADA.

Mirad, tengo en el blog unas solicitudes que sólo tenéis que descargar, imprimir y rellenar.
Estoy tratando de recoger miles de firmas para poder pedir a la nueva alcaldesa, al presidente del gobierno o a quien corresponda, que elimine de una vez por todas el invierno, la primavera y el otoño.

Teniendo un verano perpetuo, ¿a quién coño le importan estas tres estaciones?

18 Comentarios

  1. Chema Detodalavida

    Sigues siendo genial, Jesusito. Un abrazo!!!

  2. Roberto Moreno

    Suscribo tus palabras y muero de la risa. Gracias!

  3. Tu Luchy

    Pues a mí me gusta el sonido de la chancla tanto como el del mar:-).Has elevado los lunes a viernes!!!. Besitos

  4. Fernando

    Jesus por Dios…!!! Que voy a entrar a la consulta y no articulo palabra de la risa. El médico va a pensar que soy gili…

  5. Gorka

    Que bien empezar con una sonrisa la semana!!! Gracias

  6. Kiko

    Cuanto tiempo sin recordar a Jenny, Annie y Dego! Que tiempos !

    Aunque no sea de comentar, te leo mientras imagino tu cara y tus gestos, y no puedo más que acabar con una sonrisa en la cara.
    Y eso rey, no se paga con dinero!

    Un abrazo

  7. Raul

    Me estoy imaginando literalmente tus andaduras (y tus caras) por el metro y no puedo parar de reirme!

  8. Lola

    Mordaz y divertido !!. He empezado a leer y sonreir, todo un lujo. Muchas gracias.

  9. Silvia

    Genial, como siempre!!

  10. Rosa de Asumendi Aleman

    Que te tengo ‘de queré’…Qué grandes las Llada

    • El De Asumendi ese
      El De Asumendi ese

      Muy grandes, si. Y confirmado: las tres son nietas de la criminóloga Dego. Y Dego a su vez, hermana de Fo. Dueña de los mejores burdeles de París. Se llamaba Fortunata Llada pero sus chicas la llamaban Fo.

  11. Pilar

    Genial como tu. Besos guapo

  12. Pilar

    Te has olvidado de la avispa del anden!! Ah no, que eso fue en primavera, no? En cuanto a las Llada, yo conocí a una prima que se llamaba humi y me ha dado recuerdos para ti. Guapo!!!!
    Por cierto, felicidades por lo que tu sabes. Muaaaaack

  13. nayma

    Ya descargué mi solicitud, a quién se la entrego?

  14. inmaculada

    pues tienes razón primus…bien pensado…me quedo… y me voy ( por supuesto en el metro) a La Latina…. a la berbena de La Paloma!!!!! …será por olores…
    VIVA EL VERANO!!!!!…aunque nos desintegremos…

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar