Viajar a Australia y Nueva Zelanda - VI | Lo que queda del dia

Viajar a Australia y Nueva Zelanda (En tierra extraña) – Parte VI

“25 de julio de 2014

 

¡Hola, amiguit@s!

Hace ya dos días que dejé atrás Auckland.

Como no podía ser de otra manera, lo hice de la mejor y más cinematográfica manera posible. Mi último día estuvo dedicado a la maravillosa playa que aparece en estas fotos: Kare Kare.

Además de una belleza incomparable, ¿qué creéis que tiene de cinematográfico?, os preguntareis…

Pues bien, aquí mismo se rodaron las famosas escenas de la playa de la excelente película neozelandesa “El piano”, de Jane Campion.

¿Recordáis -los que la habéis visto, claro- cómo hacia sus piruetas Anna Paquin mientras Holly Hunter, su madre, observaba con atención desde la lejanía?

Belleza de pelicula. Belleza de playa. Belleza de país, de ciudad y de gente.

¡Hasta siempre, Auckland!

¡Hasta pronto, Ed!”.

parte-6-viaje-a-australia-1

“26 de julio de 2014

 

La otrora estupenda cantante y ahora gran diseñadora de moda Victoria Beckham (Vicky para los más allegados) y yo tenemos muy pocas cosas en común. Y son:

Ambos detestamos a Anita Obregón. A los dos nos encanta David, ese ser de otro planeta de quien Vicky tomó su apellido. Y a ninguno de los dos nos gusta leer.

Yo lo acabo de hacer publico. Ella lo hizo en una entrevista hace tiempo, supongo que para hacerse la controvertidamente absurda.

Pero de vez en cuando, y gracias a personas como Rosa Abarrio, “prima” de mi amigo Arturo, cae en mis manos un libro como “El arte de conducir bajo la lluvia”.

Para comenzar, maravilloso título donde los haya.

Para continuar, una historia absolutamente cotidiana pero irremediablemente emotiva.

Para terminar, no necesitas ser un llorón empedernido como yo para disfrutarlo. Sencillamente, tener un mínimo de sensibilidad y saber ponerte en situación.

En mi cabeza y sobre todo en mi corazón, no ha cesado de aparecer la imagen de Hugo moviendo ese muñoncito que tenía por rabo o gruñendo como un poseso, como sólo él sabía hacerlo.

¡Todavía te echo de menos, capullo!

parte-6-viaje-a-australia-2

Gracias, Rosa Abarrio, por descubrirme semejante joya y por acercarme de nuevo a Hugo. Y gracias porque, aun habiéndonos visto únicamente dos veces en nuestra vida, has tenido el inmenso detalle de obsequiarme con semejante joya.

Este libro me ha acompañado durante todo este periplo australiano y neozelandés.

Lo comencé en el avión, cuando venia. Y lo terminé muchísimo antes de lo que pensaba.

Porque no contaba con que iba a ADORAR este libro.

Lo siento, Vicky. Ya sólo tenemos dos cosas en común: Anita y tu marido. ¿Y sabes qué te digo?

¡Qué pasó de vosotros tres!”.

 

“29 de julio de 2014

 

¡Buenos días, amiguit@s!

Ya me llegó el momento. Todo tiene su final. Y el de este viaje es inminente.

Sigo teniendo en mi mente la Ópera de Sidney. No me canso de ver semejante obra maestra de la arquitectura.

Simplemente, ¡IMPRESIONANTE!

A todos los que me habéis leído, gracias.

A los que en algún momento habéis dicho: “me gusta”, gracias.

A aquellos quienes, además, han invertido algún minuto de su tiempo en enriquecer mis crónicas con sus comentarios, mil gracias.

Espero haber sido, cuanto menos, entretenido. Esa era mi intención. No soy escritor ni viajero empedernido. Tan sólo he querido haceros partícipes de tan única y maravillosa experiencia.

Gracias, Rosa de Asumendi, Lucia Hadjís y Arturo Nieto por animarme desde el principio a emprender esta aventura.

Este viaje está dedicado a vosotros tres.

¡¡¡Gracias!!!

Good bye, Australia and New Zealand.

¡Hola, Madrid!”.

 

“5 de Mayo del 2016

 

¡Hola, amiguit@s!

Hasta aquí llegué en mi viaje a tierras extrañas, aunque ya no lo sean nunca más.

Y hasta aquí llegué con mis crónicas de ese maravilloso, fantástico, incomparable, inconmensurable, inigualable, prodigioso, estupendo, extraordinario, magnifico, admirable y fascinante viaje.

Y me pregunto si me habré olvidado de algún adjetivo calificativo…

En todos estos años he tenido la suerte de cumplir muchos sueños, aunque para ver realizados la mayor parte de ellos haya tenido que esperar a la madurez.

Afortunadamente, aún sueño. Y sueño porque para poder llevarlos a cabo, tengo que tenerlos.

Son sueños pequeños, sencillos, alcanzables,…

Nunca pensé que viajaría a las antípodas. Y lo he hecho.

Nunca pensé que vería a mi idolatrada Streisand en directo. Y también lo he hecho.

Nunca pensé que asistiría a ningún festival de Eurovisión. Y lo hice por primera vez hace diez años, acompañado de mi mejor amigo: Arturo.

Nunca pensé que -amando como amo el cine- tendría la suerte de participar en alguna película. Y mi amiga Luchy y sus contactos hicieron posible que lo hiciera.

Nunca pensé que alguien tan soñador como yo tendría una hermana que se dedicara precisamente al maravilloso mundo de los sueños con sus maravillosas cajas. ¡Pleno!

Nunca pensé que tendría un blog en el que poder compartir mis anécdotas, mis vivencias, mis risas y mis cabreos con vosotros. Y hace ya casi un año que lo tengo. ¡Gracias a todos!

Nunca pensé que ninguno de mis sueños se hiciera realidad. Pero no me ha ido tan mal…

Porque el secreto de alcanzarlos no está en la magnitud de ellos, sino en la cantidad y, sobre todo, en la casualidad.

 

Amiguit@s, cerrad los ojos y soñad.

Porque quizá cuando despertéis, alguno de vuestros sueños ya sea una realidad.

¿Quién sabe…? ¡Hasta el lunes!

Nota del autor: Fotos realizadas por mi en la playa de Kare Kare.

8 Comentarios

  1. Raquel

    Me encantas. Gracias.

  2. Cristina Alises

    Genial! Muchas gracias por compartir una parte de tu vida. Las fotos, preciosas… Besos!

  3. Ana

    Me alegro por ti. Porque se hayan cumplido muchos de tus sueños y que se sigan cumpliendo los que tienes.
    Te lo mereces.

  4. Maria Antonia

    Gracias por querer compartir con nosotros tus vivencias, por hacer que sigamos sonriendo y soñando con tus cosas y tus fotos maravillosas, eres una persona que se hace tan cercana como si nos conocieramos de siempre, eso no se consigue tan facil …. sigue soñando, cumpliendo tus sueños y contandonoslo, gracias Jesus, por hacernos reir a carcajadas, llorar de pura emocion con ese libro maravilloso y tantas otras cosas que despiertas en nosotros, un gran cariño y admiracion, por decir algo, y vale de darte el rollo, mil besos guapo !!

  5. El De Asumendi ese
    El De Asumendi ese

    Maria Antonia, ¿sabes que yo tengo esa misma sensación contigo? La de cercanía, cariño y confianza. Como si nos conociéramos de mucho, mucho tiempo.
    ¡Es fantástico!
    Y tú no das el rollo nunca. Al contrario. Siempre es un placer leerte.
    Besazos inmensos, talla XXXXXXXXXL.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar